• ca   es
13/08/2012

bocetos

El proceso de proyecto se inicia frente a un papel en blanco. Y cuando lo que tienes entre manos es el proyecto de tu propia casa, el papel parece más blanco todavía.No hay nadie (el cliente) que te ponga límites, que te marque unas pautas, que te diga que no a algo. Empiezas a dibujar y le das vueltas, y más vueltas, y nadie te para. Lo haces en horas no laborables, claro. Y pasa el tiempo…

Este hecho lo queremos ilustrar con las imágenes que acompañan este texto. Son casi dos años de reflexiones alrededor de dos ideas:

Bocetos-Casa-Nostra

La primera versión del proyecto de CASA NOSTRA giraba en torno a un patio de acceso a la casa, un tipo de impluvium (todos los faldones de la cubierta vertían el agua en una balsa que funcionaba como regulador térmico), que estaba en sombra (se la hacía la propia casa a partir de media mañana) y propiciaba la ventilación cruzada debido a la diferencia de temperatura respecto al ámbito del jardín, orientado a suroeste. Un patio en el que irían plantas aromáticas, muy vinculado a la cocina (una pieza muy importante de esta casa). Pero la geometría resultante hacía que la casa se cerrara sobre este patio, y que, por lo tanto, no lo hiciera sobre el jardín, del que en ningún momento tenías un dominio visual. Además, resultaba muy complicado controlar el asoleo de toda las partes de la casa que se abrían al jardín, colocar filtros.

De este modo, las prioridades a la hora de pasar a una segunda versión se invirtieron. Ahora el proyecto se abría al jardín (desaparecía el patio de acceso) a través de porches en planta baja y del “secador de nueces” (premisa de proyecto) en planta primera.

En paralelo al estudio en planta de cada propuesta, vamos comprobando con apuntes en perspectiva como funcionan  los espacios interiores y las relaciones que se establecen entre ellos.

¡Comparte este post!

Deja un comentario

* Camps obligatoris