• ca   es

ocupar

3.06.2015

Presentem ocupar,  el quart número de la revista aproximacions. Una edició especial per a l’exposició Piso piloto comissariada entre d’altres per Guillem Augé i Anna Vergés, membres d’aproximacions.

logo-expo-piso-piloto

A udeu hem reflexionat sobre l’habitatge amb l’article titulat Consumisme il·lustrat, on citavem el següent fragment del conte Casa tomada de Julio Cortázar, acompanyat d’una fotografia de la col·lecció Material World: A Global Family Portrait del fotògraf Peter Menzel.  Malhauradament el fotògraf no ens ha donat el consentiment perquè utilitzem la seva imatge al nostre web. La podeu trobar a l’enllaç a la seva pàgina Menzel photo.

Los primeros días nos pareció penoso porque ambos habíamos dejado en la parte tomada muchas cosas que queríamos. Mis libros de literatura francesa, por ejemplo, estaban todos en la biblioteca. Irene extrañaba unas carpetas, un par de pantuflas que tanto la abrigaban en invierno. Yo sentía mi pipa de enebro y creo que Irene pensó en una botella de Hesperidina de muchos años. Con frecuencia (pero esto solamente sucedió los primeros días) cerrábamos algún cajón de las cómodas y nos mirábamos con tristeza.

-No está aquí.

Y era una cosa más de todo lo que habíamos perdido al otro lado de la casa.

Pero también tuvimos ventajas. La limpieza se simplificó tanto que aun levantándose tardísimo, a las nueve y media por ejemplo, no. daban las once y ya estábamos de brazos cruzados. Irene se acostumbró a ir conmigo a la cocina y ayudarme a preparar el almuerzo. Lo pensamos bien, y se decidió esto: mientras yo preparaba el almuerzo, Irene cocinaría platos para comer fríos de noche. Nosalegramos porque resulta molesto tener que abandonar los dormitorios al atardecer y ponerse a cocinar. Ahora nos bastaba con la mesa en el dormitorio de Irene y las fuentes de comida fiambre.

Irene estaba contenta porque le quedaba más tiempo para tejer. Yo andaba un poco perdido a causa de los libros, pero por no afligir a mi hermana me puse a revisar la colección de estampillas de papá, y eso me sirvió para matar el tiempo. Nos divertíamos mucho, cada uno en sus cosas, casi siempre reunidos en el dormitorio de Irene que era más cómodo. A veces Irene decía:

-Fíjate este punto que se me ha ocurrido. ¿No da un dibujo de trébol?

Cortázar, J. CASA TOMADA [fragment]

 

Comparteix aquest post!